lunes, 13 de noviembre de 2017

LEONARDO DA VINCI, EL AUTÉNTICO HOMBRE DEL RENACIMIENTO



De las notas de Leonardo da Vinci

LA MÁQUINA DE VOLAR

Siempre sentí que mi destino era construir una máquina que permita al hombre escapar de los lazos de la Tierra.
Decidí que mi máquina reproduciría todos los movimientos del pájaro. Después de todo, el cuerpo de un pájaro es sólo una máquina de carne y hueso.

¿Cómo vuelan los pájaros?   

Antes de diseñar mi máquina, estudié exactamente como las aves usaban sus alas para volar. Lo primero que noté fue que cuando un pájaro bate sus alas, la carrera ascendente es fácil, pero la carrera descendente es dura. Lo que hace que un pájaro sea ligero es que los huesos de sus hombros son huecos.
Los músculos debajo del ala de un ave son más fuertes que los que están en la parte superior. Es ésto lo que hace que las alas sean poderosas. El ala interior, que es cóncava, se mueve más lentamente que la parte exterior que es convexa. Para permanecer en el cielo, un pájaro mantiene sus alas sobre el viento y las golpea.

Mi diseño

A diferencia de un pájaro, lo único que una máquina voladora no tiene, es la capacidad vde pensar. Sabía que su inteligencia tendría que llegar del piloto.
Mi máquina voladora se llama "El Gran Pájaro". Su primer vuelo será sobre Swan Mountain, que también se llama Monte Ceceri. Cuando la vean, el Universo se asombrará y las crónicas, la ensalzaran.
La máquina tiene alas anchas y una pequeña cola. Si el piloto quiere ir más alto, puede levantar las alas y girar para guiar al viento debajo de sí mismo, el viento lo impulsará hacia arriba con gran velocidad. Para evitar que la máquina se rompa o se voltee en el aire, utilicé los mejores y más resistentes materiales. Las articulaciones están hechas de cuero y el aparejo de fuertes cordones de seda.
Para probar las alas de la máquina voladora hice un ala de papel montada sobre una estructura de red y caña, la até a un peso de 150 libras y apliqué una fuerza repentina. De modo que el peso se levantó antes de que el ala volviera a bajar. Consideré la prueba un éxito. 
Si un hombre se desliza sobre el viento y amaenaza sobrepasarlo, simplemente debe girar su ala izquierda o derecha y continuar en movimiento curvo hasta estar fuera de peligro.
helicóptero
Cuando se gira rápidamente, el aire será arrastrado hacia abajo por las cuchillas y se elevará hacia los cielos.
Las cuchillas de la máquina están cubiertas con lino almidonado para que se deslicen suavemente por el aire.
Dos hombres giran el mástil central desde una plataforma. Está máquina requiere que el piloto use tanto sus brazos como sus piernas para pedalear. Él podrá usarlos con una fuerza igual y desigual para dirigir la máquina.

 Paracaídas


Este dispositivo ralentizará la caída de un piloto desde una gran altura.Está hecho de lino y madera clara, y está sujeto por cuerdas y arneses.

 

 

 

"Los hombres geniales empiezan grandes obras, los hombres trabajadores las terminan".

viernes, 3 de noviembre de 2017

CARTA DE UN SOLDADO A SU MADRE DURANTE LA PRIMER GUERRA MUNDIAL

Del oficial británico Alfred Dougan Chater a su madre desde una trinchera del frente occidental ( diciembre de 1914)

"Escribo ésto en las trincheras, en mi refugio, con un fuego de leña y un montón de paja, a pesar del duro y verdadero frío de Navidad.
Creo que hoy he presenciado uno de los espectáculos más extraordinarios que nadie ha visto nunca. Hacia las diez de la mañana, estaba asomado por encima del parapeto, cuando vi a un alemán agitando los brazos e inmediatamente a dos de ellos saliendo de la trinchera y acercándose a la nuestra.
Uno de los nuestros fue a su encuentro, y, en un par de minutos, el terreno entre las dos líneas de trincheras era un hervidero de hombres y oficiales de ambos bandos, dándose las manos y deseándose una feliz Navidad.
Intercambiamos cigarrillos y autógrafos, y algunos tomaron fotos. No sé cuánto tiempo durará...En todo caso vamos a tener una tregua en Año Nuevo, ¡ya que los alemanes quieren ver como salen las fotos!".

La tregua no duró y Chater fue herido de gravedad tres meses después, pero sobrevivió para casarse con su novia.
La empresa de Servicio Postal de Reino Unido publicó esta carta con la autorización de la familia Chater.

miércoles, 16 de agosto de 2017

EL LADO OSCURO DE GEORGE WASHINGTON

Su visión sobre la esclavitud

Oney Judge era una esclava de la plantación de George Washington en Virginia.
A principios de 1789, la adolescente Oney comenzó a trabajar como esclava personal de la Primera Dama, Martha Washington, en el hogar presidencial; primero en Nueva York y luego en Filadelfia.
Según la ley de Pensilvania, los esclavos que permanecían en el estado por más de seis meses podrían ser liberados.
George Washington sacaba a sus esclavos domésticos del estado cada seis meses. Este proceder era ilegal, pero nadie se atrevió a desafiar al Presidente y Padre de la Nación.
En 1796, Martha le dijo a Oney que la cedería a su nieta como regalo de bodas. Oney tenía en ese momento veinte años y supo con certeza que si regresaba a Virginia nunca obtendría la libertad.
Se contactó entonces con la comunidad libre de Filadelfia, embaló y envió sus pertenencias a la casa de un amigo por adelantado.
Una noche, mientras la familia cenaba, huyó.
Con la ayuda de la comunidad libre, Oney se dirigió a New Hampshire.
Los Washington pusieron avisos en los periódicos denunciando a Oney como fugitiva, y luego de descubrir que estaba en New Hampshire, trataron de secuestrarla dos veces.
Oney, con la ayuda de los abolicionistas, permaneció libre. Se casó con un marinero , un negro libre, y formó una familia. Tuvo tres hijos. Murió en 1848.
Debido al empecinamiento de Washington por no liberarla, Oney y sus hijos fueron considerados fugitivos por la ley hasta su muerte.


lunes, 7 de agosto de 2017

EL NAUFRAGIO DEL USS INDIANAPOLIS

Devorados por los tiburones

En 1945 un buque de guerra estadounidense, el USS Indianapolis fue torpedeado por un submarino japonés. Más de 800 marinos consiguieron lanzarse al agua y salvarse en un primer momento. Durante varios días tuvieron que sobrevivir en medio del océano sin víveres ni agua potable mientras eran atacados constantemente por tiburones que se estaban dando un festín con los pobres náufragos. Cerca de 400 murieron devorados por los escualos en una de las mayores masacres causadas por animales en la historia. Su última misión había sido transportar el material nuclear con el que se armarían después las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

El relato de un testigo

Loel Dean Cox, un marinero de 19 años de edad, estaba de turno en el puente de mando. A sus 87 años, en conversación con la BBC, recuerdó el momento.
"¡Buuum! Salí volando por los aires. Había agua, escombros, fuego, todo subía y estabamos a 25 metros sobre el agua. Fue una explosión tremenda. Y luego, cuando me pude arrodillar, otro estallido. ¡Buuum!".
Llegó la orden de abandonar el buque. Cox trepó hasta el lado más alto y trató de saltar al agua. Se golpeó contra el casco y rebotó antes de caer en el océano.
"Miré para atrás. El barco estaba hundiéndose en picada. Había hombres brincando desde la popa mientras las hélices seguían rotando".
"Nunca vi una lancha salvavidas. Finalmente escuché unos gemidos y gritos, nadé en esa dirección y me uní a un grupo de 30 hombres, con los que me quedé. Pensamos que era cuestión de esperar un par de días mientras nos recogían".
Pero nadie estaba en camino a rescatarlos.
Atraídos por la matanza del naufragio, cientos de tiburones venían en dirección a los sobrevivientes desde los alrededores.
"Nos hundimos a la medianoche y vi uno por la mañana cuando salió el sol. Eran grandes. Le juro que algunos tenían 4,5 metros de largo", aseguró Cox.
"Estaban continuamente ahí, la mayor parte del tiempo comiéndose los cuerpos de los muertos. Gracias a Dios había mucha gente muerta flotando en el área".
Pero pronto empezaron a atacar a los vivos.
"Perdíamos tres o cuatro compañeros cada noche y día. Uno sentía miedo constantemente pues los veía todo el tiempo. A cada rato uno veía sus aletas... una docena, dos decenas en el agua.
Venían y se tropezaban con uno. A mí me golpearon varias veces: uno nunca sabía cuando iban a atacar.
En esa agua clara, uno podía ver a los tiburones merodeando. Y de tanto en tanto, como un rayo, uno nadaba derecho para arriba, cogía a un marinero y se lo llevaba. Uno vino y se llevó al marinero que estaba a mi lado.
A duras penas podía uno mantener la cara afuera del agua. El salvavidas tenía ampollas en mis hombros, ampollas encima de mis ampollas. Hacía tanto calor que rezábamos para que oscureciera, y cuando oscurecía, rezábamos por que amaneciera pues hacía tanto frío que nuestros dientes castañeteaban.
El agua dulce se guardaba en la segunda cubierta de nuestro barco. Un amigo alucinaba que podía ir al barco y tomar algo de agua. De repente, su salvavidas estaba flotando sin él. Y luego él emergió y nos contó cuán buena y fría estaba el agua, que debíamos ir a tomarla".
Estaba tomando agua salada, por supuesto. Murió poco después.
De repente, por casualidad, en el cuarto día, una aeronave de la marina pasó y vio a algunos marineros en el agua. Para entonces eran menos de 10 en el grupo de Cox.
"Uno de los hombres nos saludaba desde el avión. Fue entonces que se nos salieron las lágrimas, se nos erizó la piel y supimos que estábamos salvados, que nos habían encontrado, al menos. Fue el momento más feliz de mi vida.
Oscureció y una fuerte luz bajó del cielo, desde una nube: pensé que los ángeles estaban viniendo. Pero era el buque de rescate que dirigió su reflector hacia arriba para darle esperanza a los marineros y avisarles que los estaban buscando".
"En algún momento de la noche, me acuerdo de que unos brazos fuertes me subieron a un bote. Saber que te salvaste es la mejor sensación que se puede tener", aseguró Cox.

domingo, 23 de julio de 2017

LA CASA NATAL DE ADOLF HITLER

Parece una vivienda corriente del centro de Europa, pero en este edificio de Braunau am Inn, una ciudad austríaca en la frontera con Alemania, nació Adolf Hitler en la tarde del 20 de abril de 1889.
La fachada del edificio fue adornada con esvásticas cuando Adolf Hitler alcanzó el poder y la calle fue rebautizada como Adolf Hitler Straße.
En abril de 1989, cien años después de su nacimiento, se colocó frente a la casa un monumento de piedra procedente de una cantera del campo de concentración de Mauthausen, cerca de Linz, en Austria. Contiene la siguiente inscripción: "Por la paz, la libertad y la democracia. Nunca más el fascismo. Millones de muertos nos lo recuerdan".
A lo largo de los años, el edificio ha acogido una muestra documental sobre los campos de concentración nazis, una biblioteca pública, una escuela técnica, un centro para discapacitados..
Las autoridades austríacas han intentado a toda costa que la casa se convirtiera en un sitio de culto o de
peregrinación neonazi.

LOS METODOS ANTICONCEPTIVOS EN LA ANTIGÜEDAD

 Aunque parezca increíble,desde la antigüedad  han existido diversos métodos anticonceptivos para mantener a raya la natalidad; desde ancestrales preservativos a piedras para bloquear el útero.
Uno de los primeros anticonceptivos de que se tiene registro, documentado en el "papiro egipcio de Petri", 1850 años antes de Cristo, era una crema hecha con estiércol de cocodrilo y miel. Lo usaban las mujeres egipcias como un espermaticida untado antes del coito. También el "papiro de Ebers", de 1550 a.C. y el "papiro de Kahun", de 1850 a.C., contienen descripciones documentadas a cerca del control de la natalidad: el uso de la miel, hojas y pelusas de acacia puestas en la vagina para bloquear el semen.
Durante el siglo II después de Cristo, Sorano de Éfeso, un médico romano a quien se le atribuye el nacimiento de la ginecología, recomendaba a las mujeres ponerse en cuclillas y estornudar como método anticonceptivo después de una relación sexual. En caso de que las mujeres se consideraran con mayor probabilidad de estar embarazadas, Sorano de Éfeso les aconsejaba saltar siete veces, tan alto como pudieran.
En Africa, con la idea de que cualquier sustancia ácida podía servir como espermaticida, las mujeres de la antigüedad usaban tela o pasto picado para mantener la sustancia ácida en su vagina y así emplearla como anticonceptivo.
En Asia, el papel de bambú se impregnaba con una sustancia ácida y se introducía a la vagina previo a la relación sexual, también como un método anticonceptivo a base de espermaticida. En el mediterráneo ocurría lo mismo, pero con limón y trozos de esponjas de mar.
En la Europa medieval, cualquier esfuerzo para impedir o detener el embarazo era considerado inmoral por la Iglesia católica. Las mujeres, sin embargo, lejos de amedrentarse utilizaban el coitus interruptus y la inserción de la raíz del lirio y la ruda en la vagina.
Para el siglo XVI, se fabricaban y se usaban preservativos hechos con piel e intestinos de animales como un método para no contraer sífilis. El gran problema es que se reutilizaban, debido a su alto costo.
En 1564, Gabriel Falloppio, quien dio nombre a los conductos femeninos que llevan su apellido, describió un condón hecho de tela por primera vez. Esto permitía que el costo del preservativo descendiera, pero tenía el problema de no ser impermeable. Casanova, italiano del siglo XVIII, describió el uso de una cubierta de piel de cordero para evitar el embarazo. Algunos historiadores creen que en la Antigua Grecia, ya se usaban condones femeninos. Como prueba de ello citan la leyenda del rey Midas.
La leyenda cuenta que el rey tenía una maldición por la que su esperma estaba hecho de escorpiones y serpientes. Así, con el fin de protegerse, se creó un condón femenino hecho a base de vejiga de cabra.
A partir de 1844, el proceso de vulcanización que patentó Charles Goodyear permitió crear condones de caucho, mucho más resistentes y elásticos. Sin embargo, las dificultades sociales que hubo para distribuirlos contribuyeron a que su reutilización continuara por muchos años.
En la Edad Media, las mujeres también recurrían a intrincados rituales,
como atar los testículos de la comadreja en el interior del muslo. En el siglo XVI se utilizaba un brebaje hecho a base de los testículos de castor que las mujeres bebían para prevenir el embarazo.
Desde 1940 se empezó a probar el uso de hormonas en pastillas como método anticonceptivo. En 1960 se aprobó el uso de estas píldoras, que contenían cerca de cinco veces la dosis de estrógeno que hay en las pastillas actuales. Sus efectos secundarios incluían coágulos de sangre.
Hasta la fecha, el más antiguo de los métodos anticonceptivos que se continúa practicando es el "coito interrumpido" o "retirada". Estudios aseguran que el índice de embarazos al practicar este método es únicamente del 4%. 


jueves, 20 de julio de 2017

LAS MONJAS VIOLADAS POR EL EJERCITO ROJO

" Las inocentes", la película de Anne Fontaine, cuenta la historia de unas monjas polacas que fueron violadas por soldados rusos tras finalizar la Segunda Guerra Mundial. La barbarie ocurrió realmente, y gracias a los diarios que escribió el sobrino de la doctora que atendió al convento se conocieron las barbaries que cometió el ejército rojo.


La película adapta este cuaderno de bitácora y sitúa la acción en el invierno de 1945, cuando una joven doctora de la Cruz Roja recibe la visita de una monja polaca que le pide ayuda. Cuando va al convento descubre a varias de ellas en pleno embarazo. La médico desafiará a su institución para ayudarlas, pero las monjas también desafiarán a la Iglesia, ya que muchas decidirán tener el hijo y criarlo, tal como pasó en la vida real. Los soldados vejaron a estas mujeres por su condición de religiosas, pero también por su nacionalidad.
La medicina frente a la fe. Dos mundos que se oponen en Las inocentes. “Existen muchas formas de expresar nuestra fe, no tiene porque ser sólo de una forma religiosa, también lo podemos hacer a través del amor. Cuando la fe viene de dogmas preconcebidos no nos puede ayudar, pero no creer en nada tampoco es bueno”, explicaba la realizadora. 
Las inocentes es un canto a la libertad de la mujer, que cree que sigue viviendo bajo el heteropatriarcado, aunque ella se considere una afortunada: “en la guerra nacen comportamientos horribles, terroríficos, y las mujeres ahora siguen siendo alienadas. En el mundo occidental tenemos una suerte terrible, pero es doloroso pensar que hay mujeres que siguen siendo víctimas”, añade Anne.
En su película, las mujeres adquieren algo de libertad gracias a la rebelión hacia las autoridades marcadas, algo que Anne Fontaine comparte, aunque matiza. “Hay que desobedecer, pero de forma positiva. No hay que ser víctimas de la jerarquía. En la película hay dos mujeres que desobedecen, la primera de ellas al ejército, y la segunda a la madre superiora, y al final consiguen salvar vidas”.
La doctora auxilia a las monjas a pesar de su nacionalidad, la Cruz Roja Francesa sólo atendía a las víctimas francesas en territorio polaco.
La monja se opone a la decisión de la Priora de sacrificar a los bebés para salvaguardar la honra de las religiosas violadas. Los salva de una muerte segura transformando el convente en un hospicio que da albergue a niños huérfanos de la guerra.
La película fue vendida a todo el mundo, pero hay un territorio que se niega a exhibirla, Rusia, que ve el filme como un ataque anticomunista. “No soy anticomunista, te lo aseguro. Creo que Rusia no se encuentra cómoda con esta realidad. Rusia no va a proyectar la película, pero este hecho ocurrió, lo hizo en un momento concreto y en un contexto histórico determinado, pero ellos no quieren mostrar estos aspectos de su historia. Es un momento muy violento que no les pone en valor, pero no es algo anticomunista, los hechos son los que son”, afirmó la directora con seguridad.

 "La violación como arma de guerra sigue siendo una práctica habitual hoy en día, pero a esa violencia parece  que no se le da importancia".

Fuente:"El Español", publicado el 21 de diciembre de 2016